Más sobre mi y mi viaje aclarador de la vida...

winding road, sunset, mountains-1556177.jpg
Hasta los 28 años nunca tuve claro lo que quería hacer con mi vida. Siempre he andado perdido, desubicado, dando tumbos sin saber muy bien qué hacer. Estudié el Grado en turismo y un máster en gestión turística y de ocio sin vocación alguna. Trabajé varios años en hostelería y hotelería sin ningún interés en esos sectores. Por necesidad económica. Trabajé además una agente de viajes y agente de eventos. Tampoco me generó ningún interés. Además, trabajé durante dos años como comercial, lo cuál tampoco me llenó nada. Lo único que deseaba era que llegasen los días libres para no trabajar. Me frustraba y entristecía no encontrar algo que me motivase ni generase ilusión. Lo único que hacia era saltar de un empleo a otro con sensación de vacío e indefensión. Creía que ese era mi destino y que no podía aspirar a nada mejor.

No veía opciones y veía difícil aspirar a más cuando la situación del país y economía está así de complicada. "Como no tengo mucha experiencia laboral o no tengo experiencia en otro sector, no podré aspirar a tener un nuevo trabajo" pensaba continuamente. Además, sentía que no me conocía, no sabía detectar concretamente cuáles eran mis fortalezas y debilidades ni sabía como aprovecharlas. Esto me genera inseguridad y miedo a cambiar. Veía demasiadas barreras e imposibilidades. No obstante, durante mi estancia en Austria (donde realicé el máster) comenzó a fraguarse algo nuevo. Recuerdo que comencé a tener interés en hábitos saludables. Empecé a interesarme por la nutrición y la comida saludable saludable. Empecé a ver vídeos de motivación y a darme cuenta que ese contenido generaba un impacto positivo en mí. Me gustaba escuchar ciertos consejos y palabras sabías que podrían ayudarme en algunos aspectos. El punto de inflexión fue cuando terminé el máster y me di cuenta de que no era lo que quería hacer en mi vida. Me dediqué unos meses plenamente a la lectura mientras trabajaba. Hasta que un día, un amigo me planteó hacer un curso en Coaching, PNL e Inteligencia Personal. En ese momento en adelante, comencé a recorrer un camino maravilloso de autoconocimiento, búsqueda y crecimiento personal. "Tiene que haber algo más..." Reflexionaba continuamente. En el momento que comencé a realizar el curso, decidí abrirme una cuenta para compartir contenido y conocimientos sobre lo que estaba aprendiendo tanto dentro de la formación como fuera con lectura de libros, podcast, artículos y estudios científicos, ya supe que no había marcha atrás. Empecé a contemplar las oportunidades que me ofrecía este camino, porque fue como abrir una puerta en mi mente que ni siquiera sabía que existía; la luz no iluminaba ese mundo de posibilidades, aparecieron ante mi muchas oportunidades y opciones. Además, me hacia sentir muy vivo, enérgico, útil, de ayuda para los demás, lo cual me enganchó todavía más. Al fin sentía que algo me ilusionaba y generaba interés. Era y es increíble. Con el transcurso del tiempo, alimenté un sentido del deber, responsabilidad, compromiso y misión de vida muy dulce. Comencé a integrar que había venido a este mundo para algo más que simplemente pasar de puntillas o desapercibido sin generar mucho ruido. La vida no era solo fiesta, diversión, ligar con chicas y desear que llegue el fin de semana o festivos para olvidarme de todo. Comencé a comprender que todos tenemos una misión en la vida y que debemos escarbar en lo más profundo de nosotros para encontrar las razones que encienden la chispa dentro de nosotros y que nos empujan a crecer y evolucionar. Gané sentido de vida, significado, ilusión, motivación por vivir, ganas de levantarme por la mañana y querer brindar a la sociedad con lo que aprendo.